“Memorias de un Zombie Adolescente: un zombie diferente”

Por Andrea Zabalza

Afiche de “Warm Bodies”

Debo admitirlo, no me gustan las películas de Zombies. Sí, lo sé, es uno de los géneros cinematográficos más importantes y sobretodo más taquilleros, pero sinceramente, no me va mucho lo de ver a gente muerta comiéndose a otra gente, y menos ahora que todas las películas del género son iguales.

Además, creo que las películas antiguas sobre zombies quizá eran más “cutres” por así decirlo, no había unos efectos como los que actualmente se utilizan para dotar de más credibilidad a los muertos vivientes, pero creo sinceramente que tenían más encanto, no podías dejar de taparte la cara con el cojín, pero a la vez eran super divertidas. Películas como “La Noche de los Muertos Vivientes” (George A. Romero, 1968), un clásico de este género y que sí que me gusto, tiene una estética que me parece genial además de unos zombies que aún hoy, quizá porque la vi cuando era muy pequeña, me siguen dando bastante miedito. Actualmente sin embargo, se han quedado en los efectos y el maquillaje exagerado, y se han olvidado del verdadero espíritu que este cine tenía, el hacer horrorizarse a la gente, pero a la vez hacer que nos divirtamos, crear situaciones increíbles y hacer pasar un buen rato en el cine. Ahora los guiones son todos iguales, no hay más que mirar “Zombieland” (Ruben Fleischer, 2009) o “La Noche de los Pirados Vivientes” (Mathias Dinter, 2004), que siguen una misma temática y un mismo o parecido argumento que no llegan a convencerme (he aquí, dos ejemplos de por qué no me gustan las películas de zombies).

R y Julie en una escena de la película

Pero por suerte, esto parece que comienza a cambiar y es que “Memorias de un Zombie Adolescente” revoluciona la forma de ver a los zombies por completo, cambia este género para hacerlo quizá más accesible a todo tipo de público, ya que junta diferentes géneros y los mezcla de forma más que convincente, creando una buena película de amor y acción zombie. Sí, una mezcla un poco extraña, pero que parece funcionar.

Analizaré esta película desde 4 puntos: Director, actores, argumento y maquillaje y vestuario.

Respecto del director, la película corre a cargo de Jonathan Levine, que firma también el guión. La película está basada en la novela de Isaac Marion: R y Julie. Originalmente, tanto la novela como la película se titulan Warm Bodies (Cuerpos Calientes), pero en español han decidido tomar una traducción mucho más libre. Centrándonos en el director, Jonathan Levine ha dirigido varios títulos como “Seducción Mortal” (con Amber Head y Anson Mount) o la divertida y a la vez trágica: “50/50” (protagonizada por el siempre genial Joseph Gordon Levitt, que interpreta a un joven con cáncer), pero no es hasta “Warm Bodies” (permitidme hacer referencia a su título en inglés, porque la traducción es grotesca), cuando le ha llegado su gran oportunidad (sus anteriores films no han tenido mucha trascendencia en nuestro país). Me gusta la forma que tiene de dirigir, siempre mezclando géneros y haciendo gala de un sentido del humor muy picante, que dotan a la película de un toque muy especial. Además, creo que sabe muy bien cómo sacar partido al presupuesto que tiene, y sobre todo a sus actores, lo que podemos ver de forma muy clara en esta película tanto con el protagonista Nicholas Hoult (en el papel de R) como en Teresa Palmer (como Julie), de los que consigue sacar el 100%. En definitiva, creo que es un buen director, con grandes ideas y una forma diferente de hacer cine, que a mí personalmente me convence, y mucho.

Julie comparando a R con un zombie de una película

Respecto a los actores, destacan sus dos protagonistas Nicholas Hoult (“Jack el Caza gigantes” (2013), “X-MEN: Primera Generación” (2011)) que interpreta a R, un zombie totalmente diferente al resto de los de su “especie”, le gusta escuchar música, siente remordimientos al comer a otras personas, y desea (o necesita más bien) compañía. Y por otro lado, encontramos a Teresa Palmer (“Juegos Perversos” (2008), “Soy el Número 4” (2011)), que nos tiene acostumbrados a papeles en películas de miedo y que siempre sale bien parada de todos ellos, y en este caso no es distinto. Su papel es el de Julie, y es la encargada en esta película de las escenas más significativas, de los toques más emotivos y en definitiva, de dotar a la película de algo de humanidad. Como secundarios, encontramos a un serio John Malkovich, que interpreta al padre de Julie, un hombre que construyó un refugio para todos los humanos y que odia profundamente a los zombies o cadáveres (como prefieren llamarles). También encontramos a Analeigh Tipton como Nora, la mejor amiga de Julie, y Dave Franco (hermano de James Franco) como Perry, el novio de Julie. Y por último, Rob Corddry en el papel de M, el único amigo de R.

Libro R y Julie

El argumento, basado como ya hemos dicho en la novela R y Julie, se centra en R un joven zombie diferente a los demás. Un zombie que tras comerse el cerebro de un joven, se enamora de su novia, Julie. A partir de ese momento R no podrá más que proteger a la joven e intentar que ésta se quede a su lado, pero no será fácil ya que el padre de Julie, el Coronal Gigio quiere acabar con todos los zombies del planeta. Una historia que nos recuerda quizá sobremanera a la historia de “Romeo y Julieta” (sí, incluso en los nombres), un amor en principio imposible pero que será capaz de luchar contra todo, sobre todo contra la familia de ella, para estar juntos. Quizá el argumento está muy visto, pero la forma de contarlo, con un guión ácido y unos buenos personajes, convencen al espectador (aunque aquellos que amen las películas de zombies puras, quizá no salgan de la sala tan convencidos). Además, la película comienza con voz en off, y debo confesar que todas aquellas películas que comienzan así tienen un 90% de posibilidades de encantarme.

Y por último, maquillaje y vestuario. El maquillaje, muy creíble y sobretodo, nada exagerado. Quizá me guste tanto porque tiene ese toque cutre (que en ocasiones me recordaba a la escena de “Super 8″ (J.J Abrams, 2012) en la que Joe maquilla a Alice para rodar su película), basado en las ojeras muy marcadas y la piel muy pálida, sin excesos de sangre. Y el vestuario, muy actual. R se pasa toda la película con una sudadera roja y unos vaqueros, y todos los personajes llevan la ropa con la que murieron (en el caso de los zombies), lo que les dota en mi opinión de algo de humanidad. Creo que la intención era la de mostrarnos lo que cada uno era antes de morir (atentos a la escena en la que R imagina qué era cada uno).

En definitiva, es una buena película sobre zombies, que nos hace cambiar la forma de ver estas películas, con un sentido del humor magnífico y un buen maquillaje. Una mezcla de géneros que funciona a la perfección.

Casi lo olvido, atentos a la música por que es bestial. Con canciones de The Black Keys, Guns N’ Roses o M8ouna maravilla para nuestro oídos, y que encaja a la perfección con la película.

Escena de la película en la que R describe su mundo

Lo mejor: la primera escena de la película en la que R describe su mundo zombie. Y por supuesto, la música.

Lo peor: que quizá nos recuerda demasiado a la historia de “Romeo y Julieta”, tan utilizada por las películas de amor.

Anuncios

Un comentario el ““Memorias de un Zombie Adolescente: un zombie diferente”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s