Dos Más Dos: Un juego a cuatro bandas

por Carlos Montes

Siempre es agradable ver una comedia en la gran pantalla, aunque es verdad que este tipo de cintas corren el riesgo de caer en meros telefilmes, y es cierto también que el género cómico siempre ha sido maltratado en el mundo cinematográfico. Y lo pongo así de claro: maltratado.

Y cuando hablo de películas cómicas, no me refiero a basura, digamos del tipo, Scary Movie, Date Movie, Spanish Movie… O Bienvenidos al Norte, Amor con preaviso, La proposición… Pongo estas dos últimas porque se tildan de comedias románticas. ¡Por favor!, románticas y punto. Que nadie se ofenda cuando digo basura al referirme a estas cintas, porque se que le gustan a mucha gente y además son necesarias.

Hablo de filmes que son de este género y que son muy buenos, y hasta alguna que otra obra maestra, como por ejemplo: El apartamento (Billy Wilder), Con faldas y a lo loco (Billy Wilder), Un pez llamado Wanda (Charles Crichton), Toma el dinero y corre (Woody Allen), Atraco a las 3 (José María Forqué), La vaquilla (Luis García Berlanga), Qué asco de vida (Mel Brooks), El jovencito Frankenstein (Mel Brooks), La vida de Brian (Terry Jones), Un día en las carreras (Sam Wood), Sopa De Ganso (Leo McCarey), El gran Dictador (Charles Chaplin), Tiempos Modernos (Charles Chaplin)… Y he dicho “maltrato” porque todo el mundo tiene dudas cuando se trata de las comedias. Si se trata de ver una “peli” cómica en el cine, no, porque ya la pondrán en la “tele”. No, porque no es de amor, ni de acción, ni de aventuras, y seguro que es una mierda. Y por supuesto, que nadie espere que le den un premio, llámese Oscar, Palma de Oro, Concha de Oro, Oso de Oro, etc. El motivo de esto: no ser una película dramática. Ya sé que alguna vez han ganado alguno de estos premios, pero, ¿por qué no más a menudo? Porque son comedias. Y como siempre se ha dicho, en el cine es más difícil hacer reír, que hacer llorar. Y es verdad.

Diego (Adrián Suar), Emilia (Julieta Díaz), Betina (Carla Peterson) y Richard (Juan Minujín)

Y la cinta argentina Dos Más Dos es una buena comedia, con situaciones de pareja que ocurren en la vida cotidiana, y que está tratada con mucho realismo y sabiendo sacar lo mejor de cada actor. Todo ésto sirve para dar credibilidad absoluta al largometraje.

Diego y Emilia son un matrimonio que llevan una vida tranquila, rutinaria y convencional. Sus mejores amigos son Richard y Betina, un matrimonio que lleva unos cuantos años dando rienda suelta a sus fantasías sexuales mediante el intercambio de parejas. Un día, éstos proponen a sus amigos que salgan de su rutinaria vida, ofreciéndose ellos mismos para intercambiar las parejas, lo que dará lugar a diversas situaciones, y a un juego a cuatro bandas.

A la drcha.: El actor Alfredo Casero, como “Pablo”.

Hay que destacar la labor del director, Diego Kaplan, que ha sabido dotar cada plano, tanto cuando están en situaciones de pareja, como cuando están todos juntos en situación de relaciones intimas, de un tremendo realismo. Y no ha caído en vulgaridades en las escenas de sexo, todo lo ha filmado con mucha naturalidad. También es destacable que haya conseguido, hasta donde alcanza su mano, sacar lo mejor de sus actores.

Las actuaciones son bastante buenas por parte de todo el eje central de la película, que son los cuatro actores que forman la trama principal. Adrián Suar (Diego), quizás la cara mas conocida aquí en España, al que pudimos ver en el papel de Dodi, junto a Ricardo Darín, en El hijo de la novia (2001), lo hace todo bien (gestos, miradas, expresiones…) para que su personaje sea creíble en todo momento, y lo mejor de la cinta. Y hablaré en general de los otros tres protagonistas, que sólo están un poco por debajo de su compañero de reparto. Julieta Díaz (Emilia), Juan Minujín (Richard), y Carla Peterson (Betina), dan una lección de lo que es un trabajo bien hecho, tanto en las conversaciones que llevan a cabo, como en los momentos que tienen que demostrar sensualidad. (Para comprobarlo, basta con ver la escena del primer intercambio). Se nota la larga trayectoria de todos ellos en su país de origen. Y hago una mención especial al trabajo como secundario de Alfredo Casero, y a su buen hacer en el papel de un estrambótico gurú del sexo.

La película sigue un buen guión, al que se ha sabido sacar provecho a través de sus conversaciones, su sencillez y no querer rizar el rizo, para no echar por tierra la cinta. Es un guión inteligente y que se ve con gratitud.

Vuelvo a revindicar el género de la comedia, que nos hace reír, algo que se agradece profundamente. Y aunque ésta no sea una película del nivel de las que pongo al principio de la crítica, nunca disgusta ver una buena cinta cómica para saber que el cine ¡es un lugar maravilloso para echarse una carcajada!. Y Dos más dos con su suspicacia, lo consigue.

– Lo Mejor: La actuación de Adrían Suar, que le da en cada momento el toque que necesita su personaje. Los planos del director en las escenas de los intercambios de pareja.

– Lo Peor: Que se pueda confundir esta cinta con un telefilm.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s