“La Mula: ¡Una buena mula!”

por Carlos Montes

De entrada diré que iba con un poco de miedo a ver la cinta que aquí nos ocupa por dos cosas: la primera, porque se trata nuevamente  de una película más de la Guerra Civil Española, un tema demasiado visto (es lo mismo que los americanos hacen con su guerra de Vietnam); y en segundo lugar, porque los dos protagonistas, Mario Casas y María Valverde, no son santos de mi devoción. Debo decir que al terminar la cinta, me di cuenta de que la Guerra Civil se mezcló bien con el humor, y que M. Casas hace un buen trabajo y M. Valverde aprueba raspado.

El director Michael Radford, acostumbrado a plasmar en la pantalla grandes novelas como ya hiciera con El Cartero (y Pablo Neruda) (1994), basada en Ardiente paciencia de Antonio Skármeta; El Mercader de Venecia (2004), basada en la obra homónima de William Shakespeare; y la que ahora nos ocupa, que está basada en una novela de Juan Eslava Galán, se retiró del proyecto por desavenencias con la productora cuando faltaba una semana para finalizar el rodaje, llevando a ésta a juicio porque quería que la nacionalidad de la cinta fuera irlandesa y británica, y por supuesto la productora, que era española, reclamaba que La Mula fuera de España. Al final, la autoría de una cinta que trata la Guerra Civil española, fue concedida a España. Al final, un director, cuyo nombre no se llegó a conocer, terminó el proyecto, pero la autoría de la cinta fue otorgada a M. Radford. De él, podemos decir que realiza un buen trabajo, ya que ha sabido llevarse a su terreno la novela, dándole una muy buena ambientación, ha sabido recrear bien a los personajes y ha sabido llevar los tempos de la película en cada momento.

En los últimos meses de la guerra, el cabo Juan Castro (Mario Casas) recoge una mula perdida en mitad de la batalla, y se encarga de cuidarla para, al finalizar dicha guerra, poder sacar partido del animal trabajando la tierra. Además trata de impresionar a Conchi (María Valverde), una mujer que está  cansada de que los hombres le prometan una vida mejor, y que se ha convertido en una materialista que sólo mira por su bienestar. Pero el joven cabo está empeñado en que, al terminar el conflicto, Conchi se vaya con él para tener una vida familiar y trabajar en su tierra natal.

A pesar de tocar todos los manidos temas que casi forzosamente se tratan cuando se habla de esta parte de la historia negra de España (la represión, el fascismo, el franquismo, la Iglesia (que queda curiosamente reflejada en la escena en la que el obispo pasa revista a la tropa), …), hay que destacar lo bien metido que está el humor a lo largo de todo el largometraje, y que es fundamental para darnos cuenta de que no estamos viendo una cinta igual a las de siempre, y que no aporta nada nuevo, sino que ese sentido del humor le da un desahogo y una naturalidad que el espectador agradece. La Mula ofrece también una historia de amistad, de valentía y, sobre todo, de querer sentirse libre por más que las circunstancias te hagan ver que no puedes serlo.

Hay que mencionar la banda sonora de Óscar Navarro, que sin ser una grandísima B.S.O., es muy destacable lo perfectamente que se introduce en cada momento, y lo pausadamente metida que está en las escenas. Y es que sin casi darte cuenta de que está ahí, te va llevando a lo largo del metraje.

Como ya he dicho al principio, Mario Casas hace una buena interpretación, dándole un ritmo pausado y sin estridencias a su papel, y teniendo una gran simbiosis con la mula. El actor además ganó recientemente la Biznaga de Plata por este papel en el Festival de Málaga. ¿Merecido, o no? Eso a mí ya no me toca juzgarlo. María Valverde realiza un decente trabajo, pero su, por momentos, exagerada actuación, hace que le falte naturalidad al personaje. Secun De La Rosa le da el punto justo a su Chato (su personaje en el film), un compañero de fatigas del cabo Castro, y cuyo “aire” de empanado le da un buen toque a su labor en la cinta. El resto del reparto, Luis Callejo (Teniente Troitiño), Pepa Rus (Pepi), Jorge Suquet (Estrella), sacan bien sus papeles adelante, aunque quizás les falte un poco más de fuerza en la interpretación.

La Mula es una película que refleja bien donde está cada uno en el escalafón social, que sin ser una cinta que vaya a ir más allá de sus propias pretensiones, se le reconoce un buen trato a los hechos de la novela, y sobre todo se agradece que vaya por los derroteros de la comedia, y no por mostrar de nuevo lo que fue la Guerra Civil española, como ya han hecho tantas otras películas antes. Evidentemente, no es La Vaquilla de Berlanga, ni Amanece Que No Es Poco de J. L. Cuerda, pero es una buena cinta. Que por cierto, tiene a Valentina ¡Una buena mula!.

– Lo Mejor: Que la tendencia sea más hacia la comedia, con un bien metido humor, sin llegar a ser tronchante, algo que se agradece.

– Lo Peor: Que los secundarios no tengan más presencia en la película. Están ahí, pero no aportan mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s