“Las Flores de la Guerra” la realidad supera a la ficción

Por Andrea Zabalza

Afiche de “Las Flores de la Guerra”

¿Qué es lo que nos atrae de una película para ir a verla al cine? Muchos dirán que es por la acción, otros que por los actores/actrices, otros que la historia que cuenta, muchos por los valores que transmite la cinta… y así un sinfín de razones que nos hacen ir a un cine para disfrutar de una película.

En mi caso, suelo ir por disfrutar de lo que más me gusta, el arte de ver imágenes en movimiento, ver historias fantásticas e historias reales… Me encanta y me fascina que alguien sea capaz de crear una historia como la que hoy me ocupa en esta crítica, poder emocionarnos con historias tan duras, tan difíciles que hagan que el espectador se emocione en la sala o tan divertidas que no puedas parar de reír. Y que cuando salgas de la sala, no puedas dejar de pensar en ella. Eso es lo que debería ser el cine, y es justamente lo que me pasó con “Las Flores de la Guerra”, que llegué a mi casa para intentar escribir esta crítica y aunque no dejaba de pensar en ella, no conseguía teclear nada. Quizá eso es lo que debiera pasar siempre, que nos dejen sin habla.

Las Flores de la Guerra, es una adaptación de la  novela del escritor chino Geling Yan, titulada “Las 13 Flores de Nanjing” (una auténtica obra de arte). Se trata de una historia real acerca de la segunda guerra chino-japonesa (que se cobró la vida de más de 300.000 civiles) , cuando los Japoneses ocuparon China y estableciendo su centro estratégico en Nanjing. Se nos muestra una ciudad en guerra, destruida por el ejército japonés, y defendida por las últimas tropas de soldados chinos que todavía están en la ciudad. En medio de este caos, Jhon Miller, un americano que trabaja en una funeraria llega a una iglesia donde deberá hacerse pasar por cura para poder proteger al grupo de estudiantes que vive allí. Además, también llegarán a esta iglesia las mujeres del río Qin Huai, son prostitutas que buscan refugio y quieren salir de la ciudad. En ese momento Jhon, se convertirá en su única oportunidad de salvarse, tanto para las jóvenes estudiantes, como para el grupo de mujeres.

El grupo de mujeres del río Qin Huai

Dirigida por Zhang Yimou (“La Casa de las Dagas Voladoras” (2004), “Amor Bajo el Espino Blanco” (2012)), el director nos presenta una historia dura, contada desde un punto poco objetivo, situándose claramente en uno de los bandos (el bando chino), presentando a un ejército chino devastado, pero capaz de sacrificar sus vidas para proteger a las personas de la ciudad de Nanjing (lo que se nos muestra en una intensa escena en la que un soldado realiza un auténtico acto de valor enfrentándose sólo al ejército japonés). Yimou toma parte, algo que me parece de lo más correcto, todos en los conflictos nos situamos en uno de los lados, y si hablamos de una película que narra hechos reales como éstos, también. Respecto al director, solo puedo decir que su trabajo, al igual que en sus anteriores films, me parece magnífico, sabiendo sacar el máximo de sus actores, mostrándonos con toda crudeza una guerra encarnizada, sabiendo mostrar los miedos, la tristeza, la muerte, la desolación… de una manera brillante,  mezclando la música con unos silencios demoledores que llevan al espectador a meterse completamente en la película, y dotan a las escenas de una gran emotividad. Además ha sabido utilizar unos planos perfectos para, en cada momento, mostrarnos el máximo. Un trabajo magnífico por parte de Yimou.

Escena de la película con Christian Bale y Ni Ni

Respecto al reparto, encabezado por Christian Bale (“El Truco Final” (2006), “El Caballero Oscuro” (2008)) en el papel de Jhon Miller, trabajador de una funeraria que está en la ciudad para enterrar al sacerdote de una iglesia. El actor, como siempre está perfecto en su papel dándole sentido a su personaje, casi media película está borracho, y la verdad parece que lo esté de verdad. Otra de las protagonistas Ni Ni (“Una Mujer, una Pistola y una Tienda de Fideos Chinos” (2009), donde ya trabajó bajo las órdenes de Yimou)  su papel es el de Yu-Mo una de las chicas del burdel que llega a la iglesia buscando refugio. Su papel es el que aporta la elegancia a la película,  con un pasado tormentoso que iremos conociendo conforme pasa la película, la actriz es la mejor en su papel. Y respecto a las estudiantes, destaca la joven Xinyi Zhang que interpreta a Shu, una de las estudiantes, cuyo padre abandona en la iglesia y se va de la ciudad, Zhang tenía un papel difícil, con cambios muy drásticos a lo largo de la película, pero que sabe resolver a la perfección. Y por último, destaca  Tianyuan Huang como George Chen, un joven huérfano que vive en la iglesia y cuya máxima finalidad es la de proteger a las estudiantes, cueste lo que cueste, también consigue convencer en su papel.

Si bien la película es muy dura, en muchas ocasiones con escenas grotescas, y una violencia explícita (que nos lleva a querer apartar la vista de la pantalla)  muy patente en gran parte de la película; pero también con momentos divertidos y esperanzadores, que hacen ver que en la oscuridad, también puede haber rayos de sol, que no podemos perder la esperanza y, sobretodo, que la valentía es la mejor arma.

La joven Shu en una escena de la película

Mención aparte merece la BSO de Qigang Chen, una maravilla que nos acompaña durante toda la película, una selección de obras maestras que nos harán vivir más profundamente las escenas que nos narran. Así, como también destacar, la labor de Xiaoding Zhao encargado de la preciosa fotografía. También merece una gran mención el maquillaje, si ven la película verán por qué.

En definitiva, la película tiene todos los ingredientes para ser una gran cinta: un buen director, acompañado por un buen reparto (todos ellos perfectos en sus papeles), una preciosa BSO (que te hace soñar) y una fotografía exquisita, que hacen de “Las Flores de la Guerra” sin duda alguna, una de mis películas favoritas del año (quizá mi favorita), además de un guión en el que se ve de forma clara, que a veces en las películas sobran las palabras si las imágenes hablan por sí mismas (un gran acierto).

Lo mejor: la forma tan explícita de narrar las escenas, así como su fotografía y BSO. Una gran Ni Ni, en el que quizá sea su mejor papel hasta el momento. Y el gran comienzo de la película, con la voz en Off (que sigue durante toda la película) de la joven Shu.

Lo peor: quizá que no ahonda mucho en el pasado de sus protagonistas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s