“El Gran Gatsby: la Edad de Oro, en una película de oro…”

por Alejandro Aramendía

Leonardo DiCaprio es un actor maldito. Sí, lo es. Sufre de esa maldición que aqueja a aquellos actores de Hollywood que son talentosos, pero también físicamente atractivos, hasta el punto de llegar a convertirse en ídolos de carpeta adolescente. Sobre todo, si alguna de sus películas ha llegado a tener un ingente impacto comercial, como el que tuvo Titanic (James Cameron, 1997).

Sucede que estos intérpretes quedan estigmatizados por una imagen de “actores de muchas ventas y poco fondo” (a veces reforzada, en el caso de DiCaprio, por títulos como Don’s Plum (R.D. Robb, 2001) o La Playa (Danny Boyle, 2000)) que les cierra las puertas de los grandes premios del mundo del cine, llegando en este caso concreto, al punto de que el actor californiano, en toda su carrera, sólo ha recibido un Globo de Oro (por su actuación en El Aviador, de Martin Scorsese) y un Oso de Plata en la Berlinale de 1997 (por su trabajo en Romeo y Julieta de William Shakespeare, cinta que dirige Baz Luhrmann, del que hablaremos unas cuantas líneas más abajo). Y ya. Ni BAFTAs, ni premios de la Asociación de críticos, ni premios del Sindicato de Actores, ni premios del público (destacados como los People’s Choice Awards), ni por supuesto Oscars. Algún que otro premio de la MTV, y algún premio independiente Satellite. De los principales, nada.

Esta lacra no la porta solo, y no es el primero en hacerlo. Kirk Douglas, Cary Grant, Richard Burton, Peter O’Toole, Max Von Sydow, James Dean, Jerry Lewis, Montgomery Clift, Steve Buscemi, Liam Neeson, Gary Oldman, John Malkovich, Brad Pitt, Edward Norton, Johny Deep… son algunos de los actores que jamás han recibido un Oscar ”en competición” (excluyo con esto los premios honoríficos…). ¿Por qué? Nadie lo sabe. Bueno, tal vez aquellos que le dieron la estatuilla a Penélope Cruz por Vicky Cristina Barcelona (Woody Allen, 2008)

Leonardo DiCaprio es un actor maldito, pero también es un actor fantástico. En El Gran Gatsby vuelve a demostrarnos por qué.

Éste remake moderno de la película de 1974 dirigida por Jack Clayton, cuyo guión a su vez fue una adaptación (realizada por Francis Ford Coppola) de la novela homónima F. Scott Fitzgerald, vuelve a mostrarnos la historia del rico magnate con sonrisa cálida, pero desde un punto de vista moderno y estilizado, un tanto extravagante, digno de la época en que se ambienta el relato.

Elizabeth Debicki, como “Jordan”

En este sentido, el director Baz Luhrmann (Moulin Rouge (2001)Australia (2008)) ha realizado un gran trabajo, mostrando con espectacularidad el derroche, desenfreno y ambición de la alta sociedad de principios de los años 1920′s. Por otro lado, el guión, que el propio director firma en parte, alberga expresiones y formas habituales en aquel período. Pero por otro lado, la voluntad de mostrar aspectos típicos de aquella época se ha mezclado con un aire modernizado. De este modo, vemos cómo un excelente vestuario refleja cortes modernos con colores vivos apastelados; cómo los peinados de entonces se combinan con un espectacular apartado musical repleto de temas de jazz moderno, R&B y ritmos electrónicos; y cómo los coches utilizados (maquetas de los que se utilizaban en los años 20′, ya que la utilización de modelos auténticos era inviable, como consecuencia de la cotización de éstos, que asciende por lo general a millones de dólares…) se introducen en escenas con giros de cámara nada clásicos, y dinámicas estilizadas por ordenador.

Tanto la dirección técnica como la artística me parecen excelentes.

Existe otro aspecto que vanguardiza la cinta: el uso de la técnica de 3D. No obstante, lo juzgo más como un error que como un acierto, y es que el público al que se dirige mayoritariamente El Gran Gatsby no suele decantarse por películas estereoscópicas. Aún así, hay que reconocer que el filme posee uno de los mejores efectos 3D de los que he visto en películas con actores reales.

En cuanto al guión propiamente dicho, ha habido opiniones muy dispares. Yo me decanto por las positivas.

Joel Edgerton, como “Tom Buchanan”

Para mi gusto, la película posee unos tiempos bien definidos, heterógeneos y poco monótonos, que hacen que la gran duración de la obra (2 horas y 20 minutos, aproximadamente…) no termine consumiendo al espectador. La historia se centra en el misterio que envuelve a la figura de Jay Gatsby, un poderoso hombre acaudalado de misteriosa procedencia, vecino del pluriempleado escritor Nick Carraway, narrador de toda la historia. El señor Gatsby necesitará que Carraway le ponga en contacto con una persona de su pasado, Daisy Buchanan, prima del novelista, poniendo el punto de partida al resto de la trama. Los diálogos divierten al espectador, y la narración en off llega a disfrutarse. Finalmente, el último tercio de la película es sencillamente exquisito.

Hablemos ahora del reparto.

Tobey Maguire (la saga SpidermanEl buen alemán (2006)) se encarga de dar vida a Nick Carraway con una actuación ejemplar, demostrando que sabe imponer su talento por encima de la fama de actor mediocre que le persigue. El papel de Daisy Buchanan cae en las manos de la bellísima Carey Mulligan (Orgullo y Prejuicio (2005)An Education (2009)), que transmite ese aire de dulzura ingenua, representando lo que su propio personaje define (demostrando una enorme inteligencia…) como “una bella tontita“. El marido de DaisyTom Buchanan, un rico y atlético aristócrata, de carácter temperamental, es el papel del australiano Joel Edgerton (Animal Kingdom (2010)Zero Dark Thirty (2012)), un actor que está acomodándose entre los grandes proyectos de Hollywood. Posiblemente, su magistral interpretación rivalice duramente con la de DiCaprio. Y eso que Leonardo DiCaprio, el encargado de dar vida al carismático Jay Gatsby, consigue con su presencia, su galantería, su sonrisa y su talento interpretativo, convencernos de que es el magnate literario, y no otro, el que se refleja en la pantalla. Sus gestos, su precisión y su forma de desenvolverse delante de la cámara nos da una idea de por qué es uno de los actores más cotizados del planeta.

Cierran el reparto los secundarios Amitabh Bachchan (Meyer Wolfsheim, en el film), con una presencia brutal en las pocas escenas en las que aparece; Richard Carter, en el papel de un férreamente serio mayordomo; Elizabeth Debicki, que representa perfectamente el estereotipo de mujer de la alta sociedad neoyorquina de los años 20′, con su interpretación de la amiga de DaisyJordan Baker; e Isla Fisher, que representa, al contrario que su anterior compañera, a la mujer llana y de clase media-baja, dando vida a la vital Myrtle Wilson.

El resto de los intérpretes que aparecen en la película, en papeles de importancia pequeña, dan una buena sensación general.

Cabe destacar, dentro de la producción, la colaboración del rapero Shawn ‘Jay-Z’ Carter, responsable de la introducción en el apartado musical de temas modernos de varios de los cantantes contemporáneos más relevantes de la Black Music americana.

Estrellas como Beyoncé, Gotye, Lana Del Rey, Kanye West, Black Eyed Peas, o Sia, se intercalan con artistas de la talla de Louis Armstrong, George Gershwin, o Bryan Ferry, para generar una banda sonora espectacular.

El Gran Gatsby es una película con un impacto visual tremendo, con una música de calidad premium muy bien utilizada, y con unas actuaciones que dejan una extraordinaria sensación; una pieza cinematográfica que hará que salgamos del cine con “una de esas raras sonrisas que sólo encontramos cuatro o cinco veces en la vida”…

– Lo mejor: Las actuaciones de DiCaprio y Edgerton, el poder visual de la cinta, y la tremenda banda sonora, cuyas mejores canciones, como sucede habitualmente, se encuentran en los créditos finales del film.

– Lo peor: Que algunas de las malas críticas que ha recibido en la reciente edición del Festival de Cannes estén alejando a muchos espectadores, temerosos de encontrarse una cinta que no sea de su gusto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s