“Un amigo para Frank: La ‘humanidad’ de un pequeño robot…”

por Alejandro Aramendía

Una vez acabada la temporada cinematográfica de invierno, con todas las películas “de los Oscars” ya consumidas, incluso a punto de salir en formato doméstico, y a gran distancia todavía del próximo período de premios, son las películas veraniegas, de público general, las que asaltan las salas. Son títulos con mucho reclamo comercial, o pertenecientes a sagas reconocidas.

Dentro de esta tendencia de salida, se agradece que, después de varias semanas en las que los principales estrenos han sido cintas de acción (CombustiónIron Man 3Objetivo: La Casa Blanca o Fast & Furious 6, entre otras…), se estrenen películas más calmadas y sin tantas explosiones. Sobre todo, si poseen la calidad de Un amigo para Frank, el film del que hablaré a continuación.

Frank (Frank Langella) reta a su nuevo amigo

Suponiendo el debut en la dirección del, hasta ahora, actor y productor Jake Schreier, Un amigo para Frank es un magnífico relato ambientado en un futuro cercano, en el que la tecnología ha experimentado un avance moderado, hasta el punto de que los seres humanos gozan ya de unos primeros auxiliares robóticos.

Schreier realiza un magnífico trabajo, ya que, no sólo consigue manejar y sacar lo mejor de un reparto de un nivel bastante notable, sino también contar con precisión y claridad una historia compleja.

Con un guión firmado por Christopher D. Ford, la película narra la historia de Frank, un antiguo ladrón retirado, divorciado, y padre de dos hijos, al que le empieza a fallar la memoria. Ante esto, su hijo Hunter, preocupado por su salud, decide regalarle un asistente robótico personal, destinado a ayudar a Frank en las tareas domésticas y a estimular su decadente cerebro. En un principio, el anciano rechazará la ayuda de su hijo, pero pronto descubrirá los enormes beneficios de contar con un “amigo” tan especial.

Frank, junto a su hija Madison (Liv Tyler)

El guión es excepcional. Con un humor muy sutil, y una sucesión de escenas muy amena, la película se cuenta con muchísima sencillez para el espectador, y con una precisión sorprendentemente bien medida por el novato director. El toque de complejidad viene dado por un magnífico giro al final de la trama.

Yo, que me esperaba una película marcada por el ambiente tecnológico, quedé sorprendido positivamente de la humanidad que desprende todo el relato.

Parte de esta sensación la transmiten las magníficas actuaciones de Frank Langella (Buenas noches, y buena suerte (George Clooney, 2005)El desafío – Frost vs. Nixon (Ron Howard, 2008)), en el papel del propio Frank, y Susan Sarandon (Pena de muerte (Tim Robbins, 2005)El Atlas de las Nubes (Tom Tykwer, Andy Wachowski, Lana Wachowski, 2013)), en el papel de Jennifer, una amiga de confianza de Frank con la que éste mantiene una curiosa relación.

Tal vez sean el enorme talento y la veteranía de ambos intérpretes los causantes de la excepcional química entre los personajes que se contempla en pantalla.

Hunter (James Marsden), el hijo de Frank

Ambos son acompañados por dos secundarios que imprimen sendos trabajos de calidad en el film. El primero es James Marsden (Superman Returns (Bryan Singer, 2006)Perros de paja (Rod Lurie, 2011)), que sostiene el papel de Hunter, el hijo de Frank, con una eficacia que no esperaba. Una grata sorpresa. El segundo (o mejor dicho, segunda), es Liv Tyler (la saga El Señor de los Anillos, The Strangers (Bryan Bertino, 2008)), que con dulzura y entusiasmo cuasi-adolescente, da vida a Madison, la hija de Frank, totalmente enamorada de su padre.

Aunque en España no disfrutaremos de él, debido a las características de su papel, debo destacar la aportación de Peter Sarsgaard (Plan de vuelo: Desaparecida (Robert Schwentke, 2005)Noche y Día (James Mangold, 2010)), que pone voz al Robot en la versión original. El trabajo de doblaje, como habitualmente sucede en España, es excelente, mas no depende de forma directa del director del film, luego debemos lamentar cierta pérdida en el producto que llegamos a observar.

Otro de los aspectos destacables de la película es la fotografía. Nos muestra muy bien, gracias a un uso muy adecuado de la luz, la evolución en la introspección de Frank, con un paso notable de los tonos más oscuros y apagados, a otros más luminosos y coloridos.

A la drcha.: Jennifer (Susan Sarandon), la amiga de Frank

Por otro lado, la música, que no destaca especialmente por su belleza (no es que sea mala, ni mucho menos), sí lo hace por lo bien que se conjuga con la imagen. Del mismo modo que la luz nos muestra el estado psicológico de Frank, la música nos muestra el estado anímico y de tensión de la obra en general.

Un amigo para Frank posiblemente no sea una película con la complejidad, duración y carga necesarias para colocarse entre las mejores del año, pero sin duda es una película de gran calidad, y una apuesta segura a la hora de invertir el precio que vale una entrada de cine.

– Lo mejor: Las actuaciones de Langella y Sarandon, la utilización de la música, y en especial, el tema ‘Fell On Your Head’ de Francis and The Lights, que aparece, cómo no, durante los créditos finales.

– Lo peor: Aunque el doblaje español, como ya he dicho, es excelente, resulta una pena no poder escuchar la voz original del pequeño robot, con la entonación que, muy adecuadamente, Peter Sarsgaard da en las escenas más humorísticas del personaje metálico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s