“Trance”: un verdadero desafío mental

Por Andrea Zabalza

¿Cómo sabemos cuándo estamos viviendo la realidad y cuándo estamos soñando? ¿Cómo saber si lo que vivimos es cierto o es únicamente fruto de nuestra mente, de nuestra imaginación?.

No podemos tener la certeza de nada, no podemos estar seguros de qué es real y qué ficción. Lo único que podemos hacer es creer que es verdad y vivir nuestra vida de la forma más plena posible. Esto es lo que se nos muestra en esta película, algo que ya hemos visto en otras obras maestras como el Origen de Cristopher Nolan, películas que nos demuestran que nuestra mente nos engaña. Son películas inteligentes y elegantes, que nos hacen pensar desde el primer momento hasta el final, y muchas veces nos dejan con una intriga que no sé si a los demás les pasa, pero a mí me quita el sueño.

El director Danny Boyle

El director de la cinta es el gran Danny Boyle (28 Días Después (2002), Slumdog Millionaire (2008)). Nuevamente el director nos vuelve a mostrar su amor por lo complicado y lo enrevesado, en una película que te hará pensar desde el minuto uno, y te atraerá de forma instantánea hasta que, pieza a pieza (que su autor te ofrece de poco en poco durante las casi 2 horas de metraje), consigas montar este puzzle que Boyle forma en su cabeza y plasma en la película. El trabajo de este director siempre es magnífico (como así lo demuestran los grandes títulos que preceden a esta cinta), pero esta película es quizá un punto y aparte en su filmografía. Es una manera de mostrarnos la mente humana, sus complicaciones y sus entresijos, así como la capacidad para olvidar o recordar, y lo frágiles que somos cuando una persona consigue llegar a nosotros a través de nuestros pensamientos. Boyle ha creado algo elegante, muy visual, estimulante e inteligente, enrevesado pero con un sentido total. Ha conseguido crear un ejercicio mental complejo que hará que no puedas moverte de tu asiento. Un trabajo espectacular.

El reparto, encabezado por James McAvoy (Expiación: Más Allá de la Pasión (2007), X-Men: Primera Generación (2011)en el papel de Simon, está repleto de caras conocidas como Vincent Cassel (Ocean´s 13 (2007), Cisne Negro (2010)) y Rosario Dawson. McAvoy, como viendo siendo habitual en él, realiza un papel complicado que resuelve de forma espectacular, creando a un personaje real, creíble, haciéndote entrar en su mente. Un gran papel. Respecto a Cassel, también muy correcto en su papel, es el jefe de la banda con la que Simon acuerda el robo del cuadro, un personaje del que poco a poco y gracias al carisma de Cassel vamos conociendo cosas a lo largo de la película y nos llega incluso a caer bien. Y por último, este trío de protagonistas tiene su fémina, que no es otra que Rosario Dawso(Alejandro Magno (2004), Siete Almas (2008)). Ella es Elizabeth, la hipnoterapeuta que Frank (Cassel) contrata para ayudar a Simon a recordar dónde está el cuadro. Un papel complicado al que consigue dotar de la profundidad necesaria, con varios giros en su personaje que nos mantendrán en vilo toda la película. No sabrás quién es ni qué quiere, no sabes si tiene que caerte bien o no. Buen papel. En general, los secundarios, sin ningún nombre que destacar, son meros instrumentos que dotan de mayor complejidad a la película pero que no llegan a ser realmente importantes para el desarrollo de este complejo trabalenguas.

Escena de la película

Respecto al argumento de la película, éste gira en torno a Simon, un trabajador de una empresa de subastas que se ve involucrado en el robo de un cuadro que va a ser subastado. Simon es cómplice del robo. El problema será que el cuadro desaparece y el joven, tras recibir un golpe en la cabeza durante el atraco, no sabe dónde esta. Esta situación llevará a nuestro protagonista y al grupo de ladrones encabezado por Frank a contratar a una hipnoterapeuta para que le ayude a recordar.

Vincent Cassel en una escena de la película

Es un argumento que ya de por sí atrae, pero si encima a esto le añades un gran director, así como un grupo de actores principales de primera categoría, puedes crear una mezcla explosiva. Y así es justamente la película: una explosión de sensaciones, de pensamientos, de imágenes, sentimientos… una maravilla visual que te traslada a lo más profundo de la mente humana, para descubrir gracias a la hipnosis los grandes temores, los vicios , las inseguridades, los sentimientos que todos y cada uno de nosotros tenemos, y que quedan plasmados en la película de forma elegante e inteligente.

En definitiva, una buena película, con quizá muchos giros argumentales pero con una elegancia a la hora de contar la historia que nos demuestran el gran talento de su director.

– Lo mejor: su historia, contada de manera difícil pero muy interesante, con unos buenos actores y un gran director. Y sobre todo su impresionante inicio.

– Lo peor: la cantidad de giros que toma la película, sobre todo en su parte final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s