“Monstruos University: ¡Disney/Pixar sigue asustando!”

por Carlos Montes

Cuando sales de una sala de cine y ves que los niños imitan los gritos, chillidos, movimientos, etc, de los personajes que acaban de ver en la pantalla… es que algo se ha hecho bien. Y eso es precisamente lo que a mí me ha ocurrido: he visto que los niños imitaban gruñidos, y he visto que las cosas se han hecho bien (mejor dicho, muy bien) en la película de la que hablaremos hoy, Monstruos University.

Y es que Disney/Pixar lleva una velocidad de crucero que ninguna compañía de animación, a día de hoy, puede seguir. Y no quiero decir con esto que las demás empresas dedicadas al género animado sean malas o hagan peor las cosas. Eso sería un error. Compañías como Dreamworks con Shrek, Kung-Fu Panda, Monstruos Contra Alienígenas y Cómo Entrenar A Tu Dragón; los estudios Ghibli con El Castillo En El Cielo, Mi Vecino Totoro, La Princesa Mononoke y El Viaje De Chihiro; países como España y Francia, que están metiéndose en la élite poco a poco con cosas tan interesantes como El Lince Perdido, Chico y Rita, Arrugas, Tadeo Jones, en nuestro país, y en el país galo Persépolis, Un Gato En París, El Ilusionista… son claros ejemplos de que se hacen bien las cosas. Pero es que Disney/Pixar está un peldaño o dos por encima de todos. Y aquí ya no voy a hablar de dinero, porque seguramente también estarán por encima (y eso ayuda mucho), pero lo que realmente a la compañía de Mickey y el flexo le hace seguir asustando (de ahí el título de la crítica) a los demás, es la sensación de que llevan mucho tiempo como el rey Midas, convirtiendo en un éxito todo aquello que producen, y generando la sensación de que nadie de momento puede, ya no sólo quitarles de ahí, sino simplemente igualarles.

Todo es debido seguramente a que el alumno John Lasseter aprendió muy bien del maestro, Walt Disney. De hecho, en cuanto pudo se hizo con la parte de Disney, y como él mismo ha declarado en muchas ocasiones, “seguir los patrones de trabajo de Walt es positivo para cualquier estudio de animación”.

Desde que llega a Monstruos University, la única idea de Mike Wazowski es la de convertirse en uno de los mejores asustadores del campus. Para eso se apunta en una de las clases, pero su endeble aspecto no le augura nada bueno. Uno de sus compañeros es James P. Sullivan, “Sulley“, que piensa que con su feroz aspecto será suficiente para recibir el ansiado premio de asustador a final de curso. Wazowski y Sulley entran en una lucha para demostrar quién es el verdadero asustador.

Hay que destacar de esta cinta lo bien utilizado que está el color de absolutamente todos los personajes y los ambientes, y la buena sincronización de todos y cada uno de los muchos personajes que aparecen en pantalla. Bien es verdad que todo el argumento está centrado en Wazowski y Sulley, pero el resto de caracteres, directa o indirectamente, han conseguido que su presencia sea notable, independientemente del tiempo que aparecen en pantalla a lo largo del film. He querido destacar el aspecto del color, porque el trabajo en esta cinta es totalmente opuesto a aquel que se realizó en la película ¡Rompe Ralph! (Rich Moore, 2012), donde el color estaba muy mal utilizado. Me ha llamado la atención que dos largometrajes que han decidido marcar el colorido como “arma principal” en sus producciones lo hayan hecho de forma tan dispar: uno, correctamente, y el otro, tan mal.

El director de la película es Dan Scanlon, un hombre que apenas tiene experiencia en dirigir (sólo había rodado una cinta antes de ésta, y como curiosidad, os diré que es el director más joven de los que han dirigido un film de Pixar…). Ha realizado un buen trabajo, sabiendo darle un constante ritmo al metraje.

Como siempre, uno de los puntos fuertes en las cintas de Disney/Pixar es el cuidado guión (aunque éste de Monstruos University sea un tanto previsible), y la capacidad de mostrar un relato con el que saber a qué atenerse, donde pocas cosas se dejan a la improvisación. Todo se hace para que la historia y los diálogos fluyan bien. Otro de los puntos fuertes es que, una vez más, la compañía ha sido capaz de sacarse una historia de la nada. ¿O alguien es capaz de ver un film basado en una acción, como es la de dar un susto a un niño? Me viene a la mente la escena de la película Up (Pete Docter, Bob Peterson, 2009), cuando uno de los perros lleva puesto “el cono de la vergüenza”. ¿Cuántas veces hemos visto a perros por la calle portando un cuello isabelino, y jamás se nos ha ocurrido darle ese nombre, o ese matiz? A Disney/Pixar sí. Son ocurrentes e ingeniosos, y por eso, y por otras muchas cosas, son los mejores.

Para finalizar, diré dos cosas: la primera, que la factoría tiene un nuevo corto antes del largometraje, titulado “The Blue Umbrella (El Paraguas Azul)”, no tan bueno como lo fueron “Presto”, “La Luna” o “Paperman”, pero de gran calidad; y la segunda, como casi siempre hago al finalizar una crítica, les recomiendo que vayan al cine para encontrarse con la magia del séptimo arte, y la posibilidad de ver una buena película como Monstruos University.

– Lo Mejor: Que Disney/Pixar siga acertando con sus historias, y la buena utilización del color en el film.

– Lo Peor: No es de lo mejor de los estudios, pero hay que verla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s