The Purge: La violencia inherente al ser humano americano…

por Alejandro Aramendía

Sucede que, a veces, la industria cinematográfica de Hollywood produce películas directamente orientadas a un público estadounidense. Exclusivamente estadounidense. Con una temática de difícil intelección para aquellos que no viven ni respiran el día a día americano, o que desconocen la esencia constituyente del ADN yankee.

Yo, personalmente, soy bastante profano en cuanto a sentimientos norteamericanos se refiere, pero precisamente es esto lo que en ocasiones me ha hecho pensar que lo que la pantalla me está contando no posee ningún sentido. En otras palabras, soy incapaz de identificarme con los protagonistas de muchas de estas películas hechas por los americanos para consumo doméstico. Y esto, en cintas de determinados géneros, como el de terror psicológico, es un fallo.

Se trata de un fenómeno de carácter cultural. A mí, personalmente, me da más miedo una película de posesiones infernales, como El Exorcista (William Friedkin, 1973), que una sobre asesinos en serie macabros, como La Matanza de Texas (Tobe Hooper, 1974). Al fin y al cabo, yo, un europeo mediterráneo criado en un país eminentemente católico, veo más “cercano” (y, por tanto, más susceptible de pasarme a mí) lo primero, algo que tal vez no le suceda a un norteamericano, que ve cada cierto tiempo en el telediario cómo medio instituto es masacrado por un perturbad con un rifle, o cómo un asesino en serie aterroriza a todo un gran área metropolitana.

Algo parecido me ha pasado con The Purge.

Rhys Wakefield, en su papel de líder purgador.

The Purge narra una historia ambientada en una extraña sociedad americana situada en un futuro próximo, que goza de prosperidad económica, a la vez que mantiene unos bajos niveles de delincuencia. Sin embargo, esto se consigue a través de “la Purga Anual”, consistente en un período de 12 horas a lo largo de una noche, durante las cuales cualquier delito, incluido el asesinato, deja de estar penado. Gracias a este sistema, la población consigue liberar toda la violencia “inherente al ser humano” que acumula a lo largo del año, mientras que los elementos de la sociedad considerados “no-contribuyentes” (gente sin techo, y de clase baja…) son  eliminados.

Dentro de este contexto, la familia de James Sandin, un próspero agente comercial de sistemas de seguridad, se dispone a pasar “la Purga” encerrada en una fortificada casa de una urbanización de clase alta. Sin embargo, en mitad de la noche, un sin techo, desesperado, solicitará asilo en la casa de los Sandin para huir de sus perseguidores. En este momento, se iniciará una dramática situación de tensión, en la que los Sandin deberán decidir si entregar al extraño a sus verdugos, o protegerlo y arriesgarse a convertirse ellos también en el objetivo,

El guión es ágil, rápido y conciso. En unas pocas escenas te muestra toda la mitología social en la que se ambienta el filme. Con escenas cortas y cargadas de información no-verbal, se presenta a los personajes, sencillos, de estereotipo reconocible, y sin mucha (por no decir ” casi ninguna”) profundidad. Únicamente en la parte final del largometraje, el guión adquiere algún giro que otro, y lo hace de forma elegante. Por lo tanto, en su aspecto más técnico, el guión no está mal.

Es en el contenido donde falla, a mi juicio. Como ya he dicho, me cuesta otorgar credibilidad a la sociedad violenta, sádica, pro-individualista y despiadadamente competitiva que la historia me dibuja. La culpa la tendrá la notable cordura de mis compatriotas, pero soy incapaz de identificarme con el James Sandin que le da una pistola a su chaval para que defienda la habitación superior de la casa, ni de imaginar a mi vecino afilando un machete en el jardín de su casa para “salir de caza” (como lo llaman en la cinta). Estas cosas aquí no pasan. Y lejos de causarme ningún tipo de tensión lo que veo en la pantalla, más bien me acaba pareciendo una fantochada.

Ethan Hawke, como ‘James Sandin’.

Por tanto felicito a James DeMonaco (Staten Island (2009)), director y guionista de la película, por su trabajo, y señalo el error que observo en su distribuidora, Universal Pic., al llevarla a cualquier país civilizado.

Del reparto no se puede decir mucho, ya que la carga interpretativa es bastante leve. Ethan Hawke (Gattaca (Andrew Niccol, 1997), Antes del atardecer (Richard Linklater, 2004)) demuestra experiencia interpretando al padre de familia James Sandin, aunque no estamos ante su mejor papel, ni mucho menos. Por otro lado, Lena Headey (300 (Zack Snyder, 2006), más reconocida por su papel de Cersei Lannister en la teleserie Juego de Tronos…) deja su sello de calidad en el personaje de la esposa de James, Mary Sandin. Max Burkholder interpreta a Charlie, el hijo pequeño de ambos. Se le ve muy verde y soso, más que a Adelaide Kane, actriz sobre la que recae el papel de la hija mayor Zoey Sandin, que no lo hace tan mal. Destaca sobre estos el secundario Rhys Wakefield (The Black Ballon (Elissa Down, 2008)), en el papel de líder de los “cazadores“, capaz de transmitir algo más de inquietud con sus extrañas muecas, y que se desenvuelve con confianza delante del objetivo del realizador.

Sr. y Sra. Sandin, junto a su hijo, ‘Charlie’ (Max Burkholder)

Por otro lado, siento tener que decir que, en una película que se desarrolla casi en su totalidad en ambientes oscuros, el juego de luces y fotografía es mejorable, no porque sea malo, sino porque no aprovecha la oportunidad de lucir.

En general, The Purge es una película simple, corta (apenas dura una hora y media…), bien realizada, pero de temática poco lógica o creíble, lo que desvirtúa el efecto de tensión que todo thriller psicológico debe poseer. En EE.UU. ha gustado bastante, y ya se ha proyectado una secuela. Veremos si acaba llegando a España esa también…

– Lo mejor: La concisión efectuada en el guión, capaz de transmitir bastante información con secuencias muy cortas.

– Lo peor: La trama en sí, demasiado ficticia, fruto de una visión sobre una sociedad diferente a la nuestra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s