La Vida Inesperada: Sueños Incompletos

por Carlos Monteshttps://i1.wp.com/pics.filmaffinity.com/La_vida_inesperada-809644861-large.jpg

Venía el director de la cinta que nos ocupa de plasmarnos en la gran pantalla una superproducción española titulada Fin que a un servidor no le gustó nada, y en la que el director Jorge Torregrosa hacía su debut en la dirección. En su segundo largometraje La Vida Inesperada, el director alicantino ha cruzado “el charco” y se ha ido a New York para rodar junto a Cámara, Arévalo, Ruiz y compañía; es decir, hablamos de un director novel al que no le incomoda cambiar de registro a las primeras de cambio y al que le gusta arriesgar (no muchos lo hacen), sinónimo de que no le gusta encasillar sus proyectos (lo hacen muchos). Esta cinta no tiene nada que ver con la anterior, y además esta vez sí me ha gustado el trabajo del director, al que no le era extraño filmar en la ciudad que nunca duerme porque buena parte su formación, en concreto diez años, los pasó allí después de conseguir una beca del programa de cineastas The Martin Scorsese Young Filmmaker Award.

Al director de este drama agridulce le cuesta un poco ponernos en situación, quizás debido a esa falta de experiencia o también a que tiene un guión (de Elvira Lindo, autora del libro Manolito Gafotas) con una estructura demasiado melancólica y mística, lo que provoca que al espectador le cueste entrar en materia. Aunque por otro lado también hay que decir en favor de J. Torregrosa que sabe sacar provecho durante el film de todos sus buenos planos interiores gracias a su buena colocación de la cámara. En definitiva y para acabar con la dirección, saca bien su nuevo trabajo en esta cinta a la que muchos llaman comedia (para mí no lo es) y deja entrever que podemos estar ante un director versátil.

https://i1.wp.com/sv.cinedor.es/794/794779hd.jpg

Juanito (Javier Cámara) lleva viviendo 10 años en Nueva York, se gana la vida actuando en un teatro de perfil bajo; un día, aparece su primo Jorge (Raúl Arévalo) para quedarse a vivir con él durante un mes, la relación entre los dos hace que afloren ciertas situaciones, formas y maneras de ver la vida uno del otro.

Otra de las cosas que ocurren en este film es que está lleno de contradicciones, ya que por momentos tiene unos díalogos bastante brillantes y por otro lado hay veces que son ridículos; incluso dentro de las propias interpretaciones surgen estos altibajos de momentos de grandeza y de una simplez absoluta. Pero lo más curioso de todo esto es que eso a la película no le queda mal.

Podría llevar una línea bastante pareja sobre lo que han sido las actuaciones ya que ninguna destaca muy por encima de las demás, quizás por momentos bien Javier Cámara sobre todo en las conversaciones que tiene con Claudio (Juan Villarreal), peor cuando está con Jojo (Tammy Blanchard).

https://i0.wp.com/www.elseptimoarte.net/imagenes/peliculas/28939.jpg

Raúl Arévalo, un actor cuyo trabajo me gusta mucho personalmente (uno de los mejores de su generación), aquí está bastante apático, desinflado y sin chispa, en la que considero su peor actuación en el cine.

Por su parte, Carmen Ruiz realiza una decente interpretación en un papel que tampoco le permite demasiadas apariciones aunque las solventa bien. Y sobre el resto de secundarios, destaca una Tammy Blanchard que en las encenas que tiene con J. Cámara mantiene ese duelo de altibajos en la interpretación a los que me refería unas líneas más arriba. Buenas actuaciones detrás de Holly (Sarah Sokolovic) y Claudio (Juan Villarreal) en su escasa presencia, pero sin destacar. Y lo más relevante en cuanto a salir en pantalla y nunca mejor dicho, son los momentos en los que Gloria Muñoz aparece hablando con su hijo (Cámara) por un ordenador a través de Skype, en unas conversaciones con algunos toques graciosos. Pero en el computo global de la película las interpretaciones de todos ellos no son nada destacables.

Muchas veces en nuestra cabeza nos imaginamos una vida diferente de la que tenemos, de ponerse metas y atreverse a cumplirlas, de idealizar la vida de los demás por encima de la nuestra, de dar el salto y cambiar para hacer lo que uno siempre ha soñado, y de dejar cosas buenas atrás por mucho que nos duela para encontrarnos otras mejores. De todo esto y de una forma bien contada nos habla La Vida Inesperada, una película que no tiene demasiadas cosas para hacer de ella un gran largometraje, en parte porque se extiende demasiado la sensación de ser una cinta muy melancólica como decía al principio de la crítica, pero que sí te deja lugar para reflexionar y para pensar a lo largo del metraje debido a sus buenas conversaciones. Gusta, pero no llega a emocionar.

Para terminar, soy de los que piensa que a la película le hubiera venido bien mostrar un New York con más exteriores, en especial al principio, ya que es cuando más flojea la trama, ya que esto hubiera reforzado mucho la sensación de que es una ciudad que te puede dar y quitar todo de una forma abrumadora, que en realidad es uno de los principales mensajes del largometraje, ya que según se mire, la gran manzana sí que puede ser una ciudad de sueños incompletos.

-Lo Mejor: Algunas conversaciones, y que el director haya sabido dar empaque al conjunto para hacerlo creíble.

-Lo Peor: En ningún momento empatizas con los personajes, sobretodo con el de Raúl Arévalo. Aunque estoy a favor del doblaje español, en esta película le hace un flaco favor al film.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s