Marlon Brando: 10 años sin ‘El Padrino’ de la Actuación.

Nacido en Omaha (Nebraska) el 3 de abril de 1924, no era de extrañar que a Marlon Brando le entrara por las venas las ganas de actuar, ya que su padre era un conocido productor y su madre una actriz de teatro que le servía de inspiración, tanto como las personas adultas a las que el pequeño Brando observaba y cuyos gestos imitaba sin parar de día y de noche. Una vez finalizada su formación escolar empezó a trabajar en pequeños teatros locales hasta que consiguió un papel en Broadway en la obra de teatro I Remember Mamma en 1944. Le siguieron varias obras teatrales hasta convertir al gran Marlon Brando en un actor en el que fijar la mirada cuando alguien quiere aprender esta profesión…

Brando, en su famoso papel de ‘Vito Corleone’, en la película ‘El Padrino’

A lo largo de la historia del cine ha habido grandísimos actores, James Stewart, Cary Grant, John Wayne, Clark Gable, Burt Lancaster, Charles Chaplin, Kirk Douglas, Gary Cooper, Jack Lemmon, Tony Curtis, Charlton Heston… podríamos seguir así hasta nuestros tiempos en una lista que sería inacabable. Pero hay un actor que siempre ha estado en boca de todos a la hora de tomarlo como referencia en cuanto a interpretación se refiere, y ése es Marlon Brando. Ya sea por su enorme personalidad, por su marcado carácter, por la elegancia, por el enorme talento que poseía, por su imponente presencia o porque tenía todas estas características a la vez cuando actuaba. Por supuesto, los demás actores citados arriba aunaban estas características, no es una cuestión de comparaciones, o de decir quién era mejor que el otro, porque han sido actores maravillosos; pero era Brando el que dotaba a sus personajes de todos estos adjetivos de manera conjunta en todas y cada una de sus magníficas actuaciones. No hay más que ver su filmografía.

Brando, junto a Jean Simmons, en la película ‘Ellos y ellas’

Convertido en actor de teatro en los años 40 y en actor de cine en los años 50, Brando empezó a ser conocido al ponerse a las ordenes de grandes directores de la industria de Hollywood, como Elia Kazan, que lo eligió para representar un papel en la obra teatral ‘Un Tranvía Llamado Deseo’, donde tanto críticos como público quedaron absolutamente entregados ante la interpretación del actor. Años más tarde, este mismo trabajo lo llevó a cabo en la película del mismo título y con el mismo director, en la que era la segunda vez que el actor se ponía delante de las cámaras cinematográficamente hablando (la primera fue The Men), suponiendo su primera nominación al Oscar. Este dato habla bien a las claras del talento y de la estrella en ciernes que el Cine estaba viendo nacer.

En ‘Superman’

Hombre de un marcado carácter, a Marlon Brando se le atribuyen varias de las anécdotas, frases y curiosidades que siguen siendo la comidilla en el Hollywood actual, como la negativa de ir a recoger su Oscar enviando en su lugar a una mujer de origen indio que manifestó su enfado por cómo trataban a su pueblo las películas Hollywoodienses, o las famosas frases del interprete diciendo: “Un actor es una persona que no te escucha a menos que estés hablando de él”; “actuar es la expresión de un impulso neurótico, es la vida de un vagabundo”; “Chaplin es un hombre cuyo talento es para sorprenderse, es un genio, un genio del cine, un hombre con un talento para la comedia sin igual”; o “no me interesan los negocios, podría haber sido multimillonario pero habría tenido que ser otra persona, y no lo soy”. Quizás, leyendo entre líneas, sea posible descubrir de dónde sacaba toda esa maestría el gran M. Brando.

Desde luego que uno siempre tiene algo que destacar sobre las actuaciones de un hombre de esta talla interpretativa; me pasó no hace mucho revisando una de sus películas, concretamente, La Ley del Silencio, por la que el actor ganó su primera estatuilla dorada, y es que su papel agrupa una ternura, credibilidad, fuerza y poder que hace que se disfrute más de su calidad como intérprete en posteriores visionados, viendo así puntos y detalles que se escapaban al primer visionado. ¡Haced la prueba!

Como en todas las estrellas de cine, la carrera del actor tuvo su decadencia. En Brando se manifestó con una tendencia a la obesidad y a un aspecto ermitaño que le hacía estar casi irreconocible. Tanto, que los productores y directores dejaron de interesarse por él, hasta que a base de su insistencia y de hacerse cargo de su propio maquillaje, el actor convenció a Francis Ford Coppola de que era el la persona ideal para el papel de Vito Corleone, por la que obtuvo su segundo Oscar, en la película El Padrino. ¡Otra muestra más de que Brando era un actor con una personalidad diferente al resto! Además estuvo nominado por ¡Viva Zapata! (1952), Julio César (1953), Sayonara (1957), El Último Tango en París (1973) y Una Árida Estación Blanca (1989). Todas las nominaciones a la estatuilla dorada fueron a Mejor Actor, exceptuando la de 1989 que fue a Mejor Actor Secundario. También ganó el Globo de Oro por La Ley del Silencio y El Padrino, los BAFTA de Mejor Actor por ¡Viva Zapata!, Julio César y La Ley del Silencio, y el Premio a la mejor interpretación masculina en el Festival de Cannes, que también lo ganó en 1952 con ¡Viva Zapata!.

Brando, durante el rodaje de ‘Un tranvía llamado deseo’

En la película de Richard Donner de 1978, Superman, el actor cobró 4 millones de dólares por un papel que duraba diez minutos. Aparte de esta breve y jugosa gran interpretación, el talento de Brando se vió en cintas como Ellos y Ellas (1955), El Rostro Impenetrable (1961, dirigida por él), Rebelión a Bordo (1962), La Jauría Humana (1966), Apocalypse Now (1979), y muchas otras más. En sus últimas apariciones en la gran pantalla, films como Don Juan de Marco, El Novato, y Un Golpe Maestro (última película del actor) consiguen tener una buena publicidad gracias a la presencia de Marlon Brando.

Fue un referente mundial de la interpretación tanto para las antiguas, como para las actuales, y seguramente para las futuras generaciones de actores. Un hombre que se nos fue el 1 de julio de 2004, dejándonos su legado un día como hoy de hace 10 años: ¡ser el Padrino de la actuación!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s