Gone Girl (Perdida): Atmósfera Fincher

Pincha aquí para ver los horarios de esta película

Pincha aquí para ver los horarios de esta película

por Carlos Montes (@micarmontes)

No quiero pecar de ingenuo ni de listo a la hora de hablar sobre un director que, quien sea medianamente cinéfilo o le guste un poco el cine, ya sabrá de sobra quién es David Fincher y qué tipo de películas hace. Pero sí me gustaría mencionar que, al que escribe, que es un poco conocedor del Hollywood clásico, le empieza a gustar y mucho haber encontrado al director que más se asemeja al Alfred Hitchcock, dentro de este cine moderno en el que nos movemos actualmente. Y si te estás preguntando cómo puedo poner semejante herejía: tranquilo, no los estoy comparando. Ni que decir tiene que como el genio inglés jamás habrá nadie. Solo doy a entender que las semejanzas del realizador americano con Hitchcock vienen dadas debido a su manera de recrear esos sórdidos ambientes, la forma de “manipular” al espectador para crearle esa sensación de angustia hasta el desenlace final, cómo maneja todos los apartados dentro de su cinta para un funcionamiento excelente, el pasar de una escena a otra y que la historia haya cambiado radicalmente, y, a pesar de que es una cosa que no se comenta habitualmente, cómo dirige a sus actores tanto si son estrellas consagradas como si llevan relativamente poco en el oficio, como ocurre en esta Gone Girl (hablo de algunos secundarios). ¡Permitidme que utilice el título original durante la crítica!

Nick (Affleck) junto a la foto de su esposa desaparecida, Amy (Pike)

Nick Dunne (Ben Affleck) y Amy Dunne (Rosamund Pike) son un matrimonio de escritores con tintes modernistas que cumplen su quinto aniversario de boda. Tras la llamada de un vecino, Nick denuncia la misteriosa desaparición de su esposa.

Relaciones, manipulación, aparentar, circo mediatico y social… de todo esto y mucho más nos habla y nos deja ver el film de Fincher. ¡Pero no es todo meterlo en un una coctelera, agitarlo y ya tienes mi película! No, el talento del realizador desarrolla y desgrana de manera quirúrgica todos y cada uno de estos apartados, que van ocurriendo a lo largo del metraje en planos tremendos y en escenas que te van sorprendiendo según avanza una trama llena de giros, que lejos de desconcertarte, te animan todavía más a estar pegado sin parpadear a la butaca. Todo esto, bajo la batuta de uno de los ya consagrados grandes directores del cine contemporáneo, hace que el largometraje se convierta en la mejor película en lo que va de año.

Basada en el best-seller de Gillian Flynn, los que como yo, íbamos sin haber leído el libro, y sin ningún tipo de información (en un guión plagado de ella), disfrutamos más al no saber qué temática tendría el film. Pero lo curioso del caso es que los que sí habían leído la novela, cuentan que la adaptación cinematográfica es muy buena. ¡Me alegro, otro punto más a favor de Fincher!

Al abrigo de los compositores Trent Reznor y Atticus Ross (ganadores del Oscar por La Red Social, también de Fincher) la trama se va desenvolviendo. El director les ha dado confianza plena, y eso se demuestra a la hora de realizar una partitura buenísima para una B.S.O. de las que no se aprecian apenas, pero que es fundamental. ¡Y ésas son las buenas!

Destaca también la fotografía de otro colaborador habitual de Fincher, Jeff Cronenweth, que nos hace adentrarnos en los mundos tórridos, grisáceos y oscuros que tantas veces utiliza el director a lo largo de su filmografía.

Sin duda alguna, una de las cosas con lo que más se disfruta a lo largo de la cinta, es cómo, en un universo de acontecimientos que no te esperas, Fincher es capaz de guardarte todavía un golpe más de suspense en la trama, un toquecito nuevo de ironía, otra vuelta de tuerca en el thriller, un poco más de maldad en el relato… ¡Juega con nosotros de manera abierta y sin esconderse, porque cuando tienes talento, sabes de qué forma quieres controlar tu juguete! Eso es lo que hace Fincher con su película.

En el caso de Ben Affleck (Nick Dunne), sus facciones rocosas ayudan bastante al personaje, en la que quizás sea la mejor actuación del actor desde Hollywoodland, aunque Affleck se quede muy a la sombra de la protagonista femenina. No profundizaré demasiado en los personajes para no desvelar cosas que pueden afectar al argumento si aún no la habeís visto.

Si hablamos de Rosamund Pike (Amy Dunne), hablamos de la soberbia actuación de la protagonista absoluta, tanto a nivel argumental como interpretativo. Segura, precisa, poderosa… uno de los puntos fuertes del film en un papel que le debe poner en la órbita de las nominaciones a los Oscars.

La actriz Carrie Coon (Margo Dunne) ejecuta un grandísimo trabajo, y se erige como la mejor de todos los secundarios que salen en la cinta, dando una lección de saber estar a lo largo de todo el metraje.

Kim Dickens (Rhonda Boney), en el papel de la detective que lleva el caso, se lleva a su terreno un personaje lleno de matices y contradicciones.

Tyler Perry (Tanner Bolt), el abogado de  Affleck, está serio y rotundo, en especial en una escena en la que, conociendo la rigurosidad con la que trabaja Fincher, seguro que la tuvieron que repetir bastantes veces.

Missi Pyle (Ellen Abbott) es de esas actrices que a mí me encantan por su peculiar cara. La hemos visto en cintas como Charlie y la Fábrica de Chocolate, Big Fish y The Artist, y aquí nos deja una interpretación tan fuerte para la trama como intensa en su desarrollo.

De Neil Patrick Harris (Desi Collings) sólo os diré una cosa: sale en cuatro o cinco ocasiones a lo largo de una película, que dura 2 horas y media. Sus caras son el personaje.

El resto de actores y actrices de reparto que aparecen a lo largo del film son tan imprescindibles para la trama como buenas sus actuaciones, aunque salgan menos.

El director de la cinta, David Fincher

El director nos ha llevado a su terreno una vez más como, ya ha hecho en otras películas de su carrera, y cuando me refiero a su terreno no lo digo por el lado malo, sino todo lo contrario, para mostrarnos el verdadero talento de cómo hacer un cine que ya rara vez podemos disfrutar. El del suspense, ése que no sabes hacia dónde te lleva, el que no te falla, un plano, una escena y otro giro a la trama… ¡Ese camino que dibujaba tan bien Alfred Hitchcock… el que ahora ha empezado a caminar en su atmósfera David Fincher!

– Lo Mejor: La interpretación de Rosamund Pike, la música, y que el realizador nos haya dado otro peliculón.

– Lo Peor: Los últimos quince minutos bajan un pelín del gran tono general de la película.

Anuncios

Un comentario el “Gone Girl (Perdida): Atmósfera Fincher

  1. Pingback: Interstellar: Rompiendo los límites espacio-temporales del Cine… | Cinefilex|

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s