Magia a la Luz de la Luna: Término médium

Pincha aquí para ver los horarios de esta película

Pincha aquí para ver los horarios de esta película

por Carlos Montes (@micarmontes)

Nueva película en la extensa carrera del cineasta neoyorkino y de nuevo comenzará ese absurdo “debate” sobre si esta cinta que toca ahora es la buena o es la mala de éste Woody Allen que hace películas como churros. ¡Si la anterior fue Blue Jasmine y era buena, esta debería ser mala! ¿O quizá la cinta protagonizada por Cate Blanchett no era tan acertada y A Roma Con Amor era algo mejor? Pero entonces… si esta última estaba bien, ¿no era buena Midnight In Paris a pesar de su flamante Oscar a guión original? En fin… como el propio nombre de la película indica: la Magia de ver cada uno el cine a nuestra manera. A la luz de la luna, o de la forma que uno crea conveniente… lo que está claro es que es innecesario entrar en raros debates sobre si esta cinta es mejor o peor que la anterior. Lo que está muy claro es que W. Allen ha hecho mucho por el Séptimo Arte y con eso me quedo.

Stanley (C. Firth) y Sophie (E. Stone)

Sin salirse de sus marcados renglones y con unas pautas a las que ya nos tiene acostumbrados, el realizador nos cuenta una historia de amor poco convencional además de dejar entrever su poca creencia en todo lo relacionado con el mundo del esoterismo. Bien filmada, con una buena elección de la música a la hora de acompañar las escenas (quizás, de sus últimos films, la mejor selección musical), gran acierto a la hora de ambientar la cinta; dirección artística, vestuario… Buen trabajo del director, aunque en unos meses nadie hablará de esta Magic In The Moonlight.

Stanley (Colin Firth) es un prestigioso mago de la alta sociedad de los años veinte que se encarga de desenmascarar a los farsantes médiums que tratan de vivir del cuento. Tras conocer a Sophie (Emma Stone), una joven que se gana la vida con sesiones de espiritismo, Stanley se replantea su tozuda y rígida visión del mundo esotérico.

A pesar de tener un reparto coral, en la nueva cinta de Allen, al contrario que en el resto de sus largometrajes los actores secundarios en esta ocasión tienen un rol apenas testimonial tanto a la hora de actuar como de salir en pantalla. Nombres como los de Eileen Atkins, Simon McBurney (los dos actores más destacados de los de reparto), Marcia Gay Harden o Jackie Weaver nos dejan una presencia casi testimonial durante el film. Algo extraño y poco habitual en un realizador al que le encanta que la gente que se pone delante de las cámaras tenga bastante presencia y dé más juego.

Diálogos acertados pero que no enseñan nada nuevo, un guión de toques ligeros que se hace ameno y agradable, una historia bien contada para un relato intrascendente… como veis, todo gira en torno a contradicciones y a un ni fu ni fa. ¡Está bien, pero no pasa de ahí! Después de ver la película, valga el juego de palabras que da título a la crítica para decir que lo nuevo de Allen es de término médium.

Sophie, realizando una de sus sesiones

Sin duda alguna lo más destacable del largometraje es la gran ambientación que ha creado el realizador, enseñándonos unos paisajes costeros muy bonitos a lomos de la rivière francesa, una buena fotografía de la mano de Darius Khondji y un cuidado vestuario que lleva la firma de Sonia Grande.

Destacan los dos actores protagonistas, ya que llevan totalmente el peso de la cinta y consiguen crear una entrañable conexión entre ellos. A Colin Firth se le ve una seguridad y un aplomo en lo que hace que provoca que el espectador empatice pronto con su personaje, lleno a su vez de terquedad, inseguridad y egocentrismo a partes iguales. El lado femenino lo pone Emma Stone, una actriz a la que le tiene que llegar ese gran papel que explote al completo todo su potencial interpretativo. Hasta ahora nos ha dado buenas interpretaciones en Criadas y Señoras, Rumores y mentiras, … pero si le llega un buen papel, esta chica subirá un par de peldaños a nivel de actuación. En Magic in the Moonlight da la dulzura necesaria en cada plano, expresando su mirada más que su cuerpo, y sentándole realmente bien el vestuario de la época de los años veinte que Woody Allen nos muestra a lo largo del metraje.

Como he comentado anteriormente, los secundarios brillan por su ausencia. En este caso, tanto Eileen Atkins como Simon McBurney tienen algo más de presencia que Marcia Gay Hardenm o Jackie Weaver. A pesar de esto, los momentos en los que aparecen, están a la altura de su grandeza como intérpretes.

Que nadie se lleve a engaño. Aunque la mayoría de la crítica extraiga cosas positivas sobre la película, no es un trabajo que de aquí a un tiempo te haga retener nada de su argumento. Vuelvo a repetir que estamos ante un buen y decente film que nos deja un resultado escaso y olvidable.

Retomando el principio de la crítica, y aunque a mí el largomentraje no me ha dado ni frío ni calor, y siendo una cinta ligera e ingenua, también  hay que reconocer que la dulce historia de amor y la poca creencia en lo espiritual que se ve en su trasfondo son de lo más agradable. Así que no seré yo quien sitúe a Magia a la luz de la Luna por encima o por debajo de otras películas del director, pero sí diré que W. Allen es necesario para el Cine.

¡Por cierto! El director ya prepara su nuevo film, con Joaquin Phoenix de protagonista. ¡Ya deseo verla!

– Lo Mejor: La ambientación de la película

– Lo Peor: La escasa aparición de los grandes secundarios

Anuncios

Un comentario el “Magia a la Luz de la Luna: Término médium

  1. Pingback: Birdman: Volando entre bambalinas | Cinefilex|

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s