Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?: La familia Benetton

Pincha aquí para ver los horarios de esta película

Pincha aquí para ver los horarios de esta película

por Carlos Montes (@micarmontes)

14CF35D7-CC92-4E70-B5F8-D057F48D6DAB

Con no mucho intervalo de tiempo han llegado a la cartelera las comedias Relatos Salvajes de Damián Szifron, y ésta de la que voy a escribir ahora.

Hago la comparación entre las dos (algo que nunca se debe hacer: eso es para los premios…) porque a mí es el género cinematográfico que más me gusta, y resulta curioso darte cuenta a base de ver cientos de ellas cómo eres capaz de acabar sabiendo (perdón por la pedantería…) por sus pequeños detalles, si una comedia es buena o mala. Por ejemplo, la mencionada cinta de Szifron es una mala comedia (ya sé que muchos no estáis de acuerdo en esta afirmación), a pesar de que los actores están bien, la idea es buena y demás. Una cinta basada en seis historias, de las cuales cinco terminan de forma poco convincente, y de manera infantiloide, deja bien a las claras que esos detalles son suficientes para considerar que no es una comedia acertada. En cambio, la cinta de Phillippe De Chauveron que nos ocupa tiene el gusto de cuidar los detalles: no cae en lo grotesco en ningún momento, tiene un humor de lo más fino para no molestar a nadie (debido a la delicada temática que toca), tira de ironía de manera subyugante… Cuida los detalles lo suficiente para poder considerarla una buena comedia.5179C4EB-1759-406A-931F-D70B7544C51C

La trama nos habla de un matrimonio conservador y católico que se ve un tanto frustrado al no haber podido casar a sus tres primeras hijas por la Iglesia. Las esperanzas recaen ahora en su hija pequeña para poder tener una alegría.

El realizador francés Philippe De Chauveron ha desarrollado su corta carrera cinematográfica en su país natal, y siempre mostrando el lado humorístico en sus films, pero sin duda alguna guardará para siempre en su memoria ésta “Qu’est ce qu’on a fait au bon Dieu?”, título original de la cinta francesa, que, con más de 12 millones de espectadores, ya se ha convertido en la película más taquillera en el país galo en 2014, recaudando una suma mayor que aquella que consiguió Intocable en el año 2011.

Además de todo esto el director ha puesto de su parte un trabajo que mantiene su buen tono desde el principio, casi hasta el final, y digo casi, porque baja levemente en su último tramo. Pero nada malo se puede decir de un film que mantiene muy bien sus constantes vitales, que te saca dulces carcajadas, y que tiene un buen trabajo tras las cámaras y una buena elección de la música también a lo largo del metraje, ofreciéndonos una mezcla de temas muy acorde a la temática del argumento. Para no variar, y como ocurre casi siempre en estos casos, una de las mejores piezas suena al principio de los créditos finales. ¡Qué raro!

856A271D-270E-4BE2-A513-A25BE7167B1CTocando ya el lado de los intérpretes, podríamos decir que estamos ante uno de los grandes puntos de la película, sobretodo de sus protagonistas: en la piel de Claude Verneuil vemos al gran actor Christian Clavier, reconocible por las sagas Los Visitantes y Astérix y Obélix. Sus caras y gestos son una maravilla a lo largo de la cinta, pero nada comparable a su sarcasmo e ironía, que son para disfrutar, y es además lo que hace que su actuación fluya de forma muy convincente. A su lado casi siempre veremos a la esposa con toques alocados, un poco insegura, que no es otra que Chantal Lauby, que lleva a cabo una interpretación llena de jugosos matices para dar vida a Marie Verneuil. Condenso en un mismo paquete a los actores Ary Abittan, Medi Sadoun y Frédéric Chau, que con unas acertadas actuaciones son un punto vital en la trama, al igual que las esposas de estos mismos, que aquí son las actrices Julia Piaton, Frédérique Bel, y Emilie Caen. Si decía que ellos han estado bien, ellas no se quedan atrás en sus interpretaciones tan medidas y con una verosimilitud tremenda.

Terminando con el reparto, hablo de otros “pasajeros” que han estado a la altura de este tren que ha sabido llevar a la estación del entretenimiento el director francés. Noom Diawara, Elodie Fontan, y Pascal N’Zonzi han realizado un excelente trabajo en esta comedia que no es de notable alto, pero tampoco deja nada malo.

Dos cosas más. La primera: prestad atención al comentario de Charles Koffi (Noom Diawara) en la escena en la que conoce a los padres de su novia. La segunda: he querido resaltar a todo el reparto (si me dejo a alguno, que me perdone) ya que normalmente en las películas siempre hay algún protagonista o secundario que por exigencias del guión se queda en el limbo. Pero en esta cinta, todo el que aparece, más o menos, está en estado de gracia.

 

657DC535-2D42-4FAA-B194-5CAB5A2644C1

Estamos ante un largometraje cuyo único propósito es que sepamos reírnos de los prejuicios, y bordea el humor de una manera tan acertada en momentos puntuales en los que se podría meter en terrenos escabrosos, que su transparente y ligerísima capa de mordacidad no da pie a malas interpretaciones.

Para ir terminando con la comedia francesa de Philippe de Chauveron, debo apuntar que tiene algunas similitudes con nuestra 8 apellidos vascos, como el suegro protestón, una boda que apacigua los males, y el exitazo que han supuesto en sus respectivos países.

Se ve que estas temáticas tan actuales siguen funcionando a la perfección, como en su día sucedía con las comedias de Berlanga, o Wilder. Pero eso ya son palabras mayores…

– Lo Mejor: El buen tono general de su reparto coral.

– Lo Peor: Que baje hacia el final levemente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s