Whiplash: Buscando la excelencia

Pincha aquí para ver los horarios de esta película

 

por Carlos Montes (@micarmontes)

Después de salir de la sala de cine, intercambiamos opiniones el productor musical Jorge Montes y un servidor sobre la película de Damien Chazelle. Llevando la conversación al terreno que mejor conoce, como es el de la música, me dijo una frase que me llamó la atención: “La diferencia entre un buen trabajo musical y uno con talento, está entre oír, y escuchar”. ¡Tiene razón! En el Cine pasa exactamente lo mismo a la hora de ver una película. Somos capaces de apreciar y de diferenciar una muy buena cinta de una obra maestra. Sobre todo esto trata esta Whiplash de D. Chazelle. La búsqueda de talento, de llegar a la cima al precio que sea, pasar por situaciones vejatorias por conseguir un sueño casi inalcanzable, etc. Una cinta concisa, directa y tan tajante que no se permite ninguna licencia de cara a la galería, algo que por momentos puede llegar a agobiar al espectador debido a su cuadriculado argumento en el que apenas se encuentra un momento de respiro. Pero lo seductor en este largometraje es dejarte llevar por esta búsqueda de los personajes de conseguir lo que desean al precio que sea y pasar por el peaje de un thriller duro, muy bueno y rotundo. ¡Déjate llevar por la apuesta de Damien Chazelle y por sus personajes en busca de la excelencia!

___

Andrew Neiman (Miles Teller) es un joven que sueña con poder convertirse en uno de los grandes talentos de la historia de la música. Da clases de batería en el conservatorio Shafer. Uno de sus prestigiosos profesores es Terence Fletcher (J.K. Simmons), conocido por sus rigurosos métodos de enseñanza. Cuando el profesor y el alumno se juntan para dar clase mantienen una tensa relación.

Extraído de un cortometraje con el mismo título, que el director había presentado en varios festivales como Sundance y Aspen, el segundo largometraje como director de Chazelle está obteniendo un rotundo éxito de crítica y público, hasta el punto de haber cosechado 5 nominaciones al Oscar (Película, Guión Adaptado, Actor de Reparto para J.K. Simmons, Montaje y Mezclas de Sonido). No está nada mal para ser la segunda vez que el realizador se pone detrás de las cámaras. Aquí lo más destacable de su trabajo es cómo posiciona la cámara especialmente respecto al personaje de Andrew, para que nos dejemos arrastrar por sus sentimientos.

También hay que reseñar que el bien estructurado guión es uno de los apartados que más fuerza y empaque dan al argumento, consiguiendo a su vez que la trama nos resulte dura, áspera y redonda en su conjunto final. El guión también está escrito por D. Chazelle, algo que no le era ajeno ya que había escrito algunos guiones cinematográficos. Es el autor del guión de Grand Piano, film protagonizado por Elijah Wood.

Y es que “una de las peores cosas que le puedes decir a un artista son estas dos palabras: ¡Buen trabajo!”. Aunque no son las palabras exactas de J.K. Simmons, en uno de los grandes momentos del largometraje, y reflejan muy bien la historia y el hilo argumental que nos cuenta la película.

___

Muy relevante el sonido a lo largo de todo el metraje gracias a su acústica impoluta, y con el que se disfruta de unas escenas que toman fuerza y relevancia debido a su elegante sonoridad.

¿Quieres conseguir algo en esta vida para que te recuerden? ¿Qué estás dispuesto a hacer para conseguirlo? ¿Dónde está el limite del bien y el mal cuando quieres extraer lo máximo de una persona? Todas estas preguntas surgen en numerosos ámbitos de la sociedad: Deporte, política, trabajo… en Whiplash se centra en la música, y en cómo un profesor mediante unas formas poco convencionales desea sacar lo mejor de uno de sus pupilos, y como éste quiere ocupar uno de los suculentos puestos de trabajo tocando la batería en una alta escuela de Nueva York. Algo muy parecido ya nos había mostrado Darren Aronofsky en la magnífica Cisne Negro.

Ni que decir tiene que una de las cosas que predominan en el film es la música Jazz que suena a lo largo de la cinta y que se disfruta con la misma intensidad que los planos en los que aparecen sus protagonistas. De los que voy a hablar ahora…

___

Antes de ver la película leí de pasada que no se entendía muy bien que todos los elogios fueran solo a favor de J.K. Simmons y apenas se dijera nada de Miles Teller. Después de ver la cinta os puedo asegurar que quien escribía el artículo tenía razón. Teller hace una actuación excelente, sincera, y totalmente llena de realismo. No se sabe qué pasa por la cabeza de Andrew pero se intuye. Sin duda es una gran interpretación como ya había mostrado en uno de sus anteriores trabajos The Spectacular Now (Aquí y Ahora, en España). Desde luego que está a la altura de ese grandísimo actor que es J.K. Simmons, como se suele decir: “Uno de los secundarios de lujo”, que con su reciente nominación al Oscar se perfila como uno de los grandes favoritos para ganar el premio. Es evidente que está magnífico y portentoso haciendo de maestro en un conservatorio que lleva a sus alumnos de manera firme, rigurosa y con estilo militar para obtener lo que quiere.

Melissa Benoist (Nicole) es la única del reparto a la que se le puede hacer mención ya que el resto del metraje se centra en los dos actores ya mencionados. En las pocas apariciones que tiene en la gran pantalla hace gala de seguridad, timidez y destreza de forma bien llevada.

Este trabajo mostrado le va a llevar a cotas más altas al realizador, y como bien muestran los personajes dentro de la trama, tendrá que luchar por conseguir su obra maestra. De momento Whiplash se queda en una muy buena película.

¡Por cierto! Mientras escribo estas líneas, me he enterado de que era el cumpleaños de Damien Chazelle. ¡Felicidades, aquí tienes mi regalo…!

– Lo Mejor: El excelente final que tiene la trama del film. Las actuaciones de J.K. Simmons y Miles Teller.

– Lo Peor: La interminable escena en primer plano de Andrew tocando la batería en la parte final de la cinta.