Samba: El “baile” de Sy y Gainsbourg

Pincha aquí para ver los horarios de esta película

por Carlos Montes (@micarmontes)

Llega la esperada nueva película de Erik Toledano y Olivier Nakache, más aún, después del tremendo exitazo que supuso su anterior film Intocable, que a un servidor le pareció algo mejor que este del que voy a escribir ahora.

En el quinto largometraje de la pareja de realizadores franceses se puede decir que han decidido continuar por la senda que tan buen resultado les dio el protagonizado por Omar Sy y François Cluzet, con un cine comprometido que se sostiene con una correcta línea argumental, un solvente trabajo actoral, una variada banda sonora, y buenas dosis de un humor que en esta Samba no está tan marcado como en Intocable, y que se dirige más al lado del compromiso al tocar el tema de la inmigración. En cualquier caso, las dos cintas funcionan bien dentro de sus diferencias argumentales, si bien la anterior a esta era mejor.

Omar Sy, Charlotte Gainsbourg y Izïa Higelin

Toledano y Nakache hacen un compromentido, sencillo y buen trabajo para continuar el buen hacer de un cine como el francés, que demuestra año tras año ser uno de los más potentes de Europa.

Joven y Bonita (2014), Guillaume y los chicos ¡a la mesa! (2013), La Venus de las pieles (2013), La vida de Adèle (2013), De óxido y hueso (2012), En la casa (2012), Un dios salvaje (2011), The Artist (2011)… Como habéis podido comprobar, todas y cada una de ellas en un margen de cuatro años. Os aseguro que todas ellas (quien las ha visto, lo sabe) son muy buenas. Esto es un claro ejemplo de la buena salud de la que goza el cine en Francia. Sin duda alguna, las películas Intocable y Samba contribuyen para que la filmografía del país vecino siga por el buen camino.

Samba (Omar Sy) es un inmigrante en situación irregular que se gana la vida como puede en París. Alice (Charlotte Gainsbourg) es una ejecutiva que está de baja debido a una leve enfermedad que le produce agotamiento. Cuando Samba y Alice se encuentran por primera vez, comienzan una entrañable relación de amistad…

El film tiene mucho peso a través de su banda sonora, donde podemos escuchar a intérpretes y canciones como Bob Marley y The Wailers con ‘Waiting in vain’; Gilberto Gil con ‘Palco’; Syreeta y su ‘To know you is to love you’; o The Brothers Johnson con su tema ‘Stomp!’. La música es como un personaje más cuando Nakache y Toledano se ponen tras las cámaras.

___

La película transcurre con una línea argumental correcta, y sin salirse un ápice de lo establecido. Quizá por ahí se le puede achacar algún pero a los realizadores franceses, a los que no les gusta demasiado buscar vías de sorpresa que puedan desajustar o desdibujar la tonalidad y la propuesta del guión. ¡Arriesgan lo justo y necesario!

Otra de las cosas que encajan bien en la película son los momentos de alternancia entre dramatismo y comedia. En su anterior film, esto se remarcaba más al haber bastantes más dosis de humor. En Samba, el tono de comedia viene en cuentagotas, pero está insertado de manera muy correcta.

Me sorprende mucho que se diga que esta cinta es la segunda parte de Intocable, cuando aquella era una comedia con algunos momentos de drama, y en esta el humor apenas aparece, y se habla de un tema como la inmigración sin darle un marcado dramatismo, y además contando una historia romántica de por medio. Esto último era algo inexistente en la anterior de Toledano y Nakache.

Que la cinta haya funcionado bien tiene su base fundamental en los buenos trabajos que han hecho los protagonistas, empezando por Omar Sy en el papel de Samba, que demuestra que no le viene grande un rol en el que ha tenido que sacar su lado más serio, y que se puede desenvolver bien cuando le lleguen papeles con mayor carga dramática. Sigue llenando la pantalla y demostrando seguridad en sí mismo, a la vez que transmitiendo buenas sensaciones. ¡Eso el espectador lo capta!

Cómo no, una vez más la grandísima Charlotte Gainsbourg (Alice) nos deja una muy buena actuación. Naturalidad, sencillez, saber estar, credibilidad… Todas esas cosas tan fáciles de decir y tan difíciles de hacer en el cine. Pero ella está tan acostumbrada a hacerlo en tantos personajes diferentes que lo domina como quiere. ¡Y lo mejor es que sigue dándolo todo!

A la izda.: Tahar Rahim, como ‘Wilson’

 

Tahar Rahim (Wilson) nos deja unos divertidos momentos durante el metraje y demuestra que sigue al alza después de sorprendernos en Un profeta y gustarnos en El pasado. Buena interpretación también de Izïa Higelin (Manu), una chica que debutó hace apenas tres años en el cine. Hace creíble y lleva bien su personaje de trabajadora social “responsable”.

Como dice Omar Sy en la película: “me llamo Samba, ¡como el baile!”. Y los directores han sabido marcar unos buenos pasos, y sin correr demasiados riesgos, han dejado que Sy y Gainsbourg sean la pieza principal de este baile.

– Lo Mejor: Las actuaciones de Omar Sy y Charlotte Gainsbourg. Hablar de manera natural y sencilla de un tema social sin tener que despertar conciencias.

– Lo Peor: No profundizar algo más en la relación entre Samba y Alice.