Negociador: El negocio es… Barea

Pincha aquí para ver los horarios de esta película

Pincha aquí para ver los horarios de esta película

por Carlos Montes (@micarmontes)

No digo nada nuevo si menciono que un hombre como Borja Cobeaga ha caído de pie en el mundo cinematográfico. Le ha ido bien tanto a nivel de guionista como de director, si bien es verdad que esta última faceta como realizador de largometrajes la ha vuelto a desempeñar no hace mucho, ya que su anterior película, No Controles, la filmó hace cuatro años. ¡Pero fijáos!:

La Primera Vezcorto nominado al Goya (Cobeaga, director y guionista). Éramos Pocos, corto nominado al Goya y al Oscar (Cobeaga, director y guionista). Pagafantasnominado el director B. Cobeaga al Goya a la Mejor Dirección Novel, además de cosechar una buena acogida de crítica y público la cinta. Vaya Semanita y Gran Hermano, dos programas de televisión que a día de hoy siguen cosechando mucho éxito: en el primero estuvo como director y guionista, y en el segundo como realizador. Democráciacorto ganador del Festival de Nantes (Cobeaga; director). 7:35 de la Mañana, corto nominado al Oscar (Cobeaga, actor). Ocho Apellidos Vascos, la película más taquillera de la historia del Cine español (Cobeaga, guionista).

Ramón Barea, como ‘Manu’

Se puede decir que Borja Cobeaga ha caído de pie en el Cine, ¿no?

Manu Aranguren (Ramón Barea) es enviado como interlocutor del gobierno español para negociar con un miembro de ETA una salida al conflicto armado. Una vez establecido en Suiza, Manu, empieza a ver cómo los malentendidos y las situaciones extrañas no son lo que el esperaba en una situación tan delicada.

Claramente el realizador ha llevado el argumento de su película por un tono de tragicomedia, dándole un toque personal y particular a un tema tan escabroso como fue el de las negociaciones para poner fin a la banda terrorista ETA. Sin duda ese pulso de guionista se nota en como ha construido la parte cómica en esta cinta, y es que, nada tiene que ver con el humor ligero, ameno y agradable que vimos en un guión como Ocho Apellidos Vascos o en sus anteriores largometrajes. Aquí, el humor es tan seco como áspero y cortante, y lleva muy poco de convencional. El tono de comedia ha tenido que ser buscado porque no era fácil ni natural encontrarlo debido a la temática que se tocaba, pero Cobeaga lo acabó encontrando gracias al proceso de documentación para realizar la película.

Varias son ya las cintas que han reflejado el conflicto vasco a lo largo de la filmografía española, pero la inmensa mayoría de ellas, por no decir todas, siempre volcadas en el dramatismo al hablar de un tema que había que cogerlo con alfileres. En Negociador uno tiene la sensación al salir de la sala de Cine, de que en la balanza final, la comedia está por encima del drama, pero vuelvo a insistir en que es un humor rudo, arisco y rígido.

Otra de las cosas que compensa el visionado de la película es la muy buena actuación de Ramón Barea (Manu Aranguren), un actor al que siempre hemos visto en papeles como secundario y dejándonos buenas interpretaciones. En esta ocasión pasa a ser el absoluto protagonista a lo largo de todo el metraje y creo que ha sido el mejor negocio para el film, ya que se hecha la película a sus espaldas de una manera más que digna. También es un acierto del director ya que otros compañeros de profesión al ver la cinta se darán cuenta de que Barea es muy capaz de sacar adelante un papel protagónico.

___

Josean Bengoetxea se mete en la piel de Jokin, el contrapunto de Manu a la hora de las negociaciones. Durante todo el largometraje lo vemos igual de sobrepasado por las rocambolescas situaciones que vive. ¡Buen trabajo el suyo!

Melina Matthews (Sophie) es la traductora del mediador del conflicto. Bien en su papel, como ya hiciera en Mamá (2013) a las ordenes de Andrés Muschietti. Pronto la veremos junto a Sean Penn y Javier Bardem en The Gunman de Pierre Morel.

Evidentemente en Negociador cada uno puede extraer su conclusión de hacia qué lado tiende a ir la cinta al tocar un tema que durante años fue de rabiosa actualidad, y precisamente B. Cobeaga deja a la imaginación de cada uno esto, y de manera abierta claramente. Tan claro, como el “buenismo” inocentón que muestran sus personajes principales Manu y Jokin.

Negociador es esa película donde veremos si la mano de Cobeaga vuelve a funcionar, que demuestra que Ramón Barea puede ser tan protagonista principal como de reparto, en la que vuelvo a ver a Óscar Ladoire ¡Y eso me alegra!

___

 

Se le hace una mención especial a Marví Bilbao al final de los créditos ¡Eso me alegra aún más!, y me permitió conocer a un tipo sencillo, amable y con facilidad de palabra, Borja Cobeaga. ¡Ahora sé por qué triunfan sus guiones…!

– Lo Mejor: La interpretación de Ramón Barea. La aparición de Secun de la Rosa y María Cruickshank.

– Lo Peor: Que Carlos Areces no hace creíble a su personaje.